Una buena Salud Bucal

Les presentamos nuevamente una información que compartimos hace un tiempo, y que por su vigencia e importancia consideramos positivo recordarla y tenerla presente.

Tips para mantener una correcta higiene bucal en los niños

  • Los niños deben ser llevados al odontopediatra desde muy pequeños para que los padres puedan tener asesoramiento en cuanto a la higiene bucal de sus hijos, el tipo de alimentación recomendable y otras cosas de importancia.

  • La atención odontológica pediátrica, a nivel del consultorio dental, debe ser a partir de los 2 ½ a 3 años de edad. Esto no quiere decir que no se puedan atender antes, siempre y cuando el niño tenga la suficiente madurez para que se le pueda adaptar cualquier tratamiento, o en el caso de una emergencia donde la atención odontológica sea necesaria. Es importante que la primera visita del niño con un odontopediatra sea positiva, agradable, sin ningún tipo de traumas, para que las visitas posteriores sean exitosas.

  • El cepillado dental debe ser después de cada comida, independientemente de lo que coman,. La técnica de cepillado cuando, se tienen dientes temporales, es muy sencilla: simplemente se realiza un barrido de las superficies dentales en la caras externas e internas. Los dientes de arriba, el barrido se dirige hacia abajo y en los dientes de abajo, el barrido se dirige hacia arriba. La lengua es muy importante que sea cepillada, al igual que el paladar: la forma de hacerlo es con movimientos de tracción expulsivos, realizados con el cepillo dental. Es importante que el cepillado lo realicen los niños y luego sea reforzado por el representante.

  • Cepillarse bien los dientes no es fácil, requiere de práctica. Si empezamos desde edades tempranas, lo podemos convertir en un hábito saludable para nuestros hijos y los ayudamos con su desarrollo motor e independencia.

  • El cepillo de dientes a elegir es el recomendado por el profesional, según la edad del niño y preferiblemente que sean los del tipo manual ( no eléctricos), para ayudarlos en el desarrollo motor.

Tomadas en cuenta estas consideraciones, es muy importante también saber que la alimentación de los niños —así como la de todos en casa— debe ser balanceada, evitando ingerir chucherías entre comidas, reduciendo el consumo de carbohidratos refinados y aumentando la ingesta de alimentos fibrosos que ayuden a la autoclisis (autolimpieza). A los niños debemos estimularlos a masticar mucho con ambos lados de la mandícula o sistema dental, para ayudarlos así a desarrollar los maxilares de forma sincrónica y evitar problemas de salud posteriores.

Estos son algunos de los muchos consejos que se les pueden dar a los representantes en cuanto a la higiene bucal, alimentación y masticación, elementos importantes para el buen desarrollo de nuestra boca. Hay otros temas de interés que en una próxima oportunidad se escribirá acerca de ellos.